¿En qué puede ayudar la fisioterapia pediátrica a mi bebé?


Un fisioterapeuta pediátrico puede tratar afectaciones músculo esqueléticas que puedan derivar en afectaciones que limiten el potencial de tu bebé. Muchas veces estas dificultades en recién nacidos no son fáciles de descubrir por parte de los padres y por eso es tan importante una valoración temprana con carácter preventivo.

La fisioterapia pediátrica, se encarga de asesorar y acompañar en el desarrollo de tu hijo/a, Desde la prevención, el seguimiento, el tratamiento  de aquellos bebés, niños, niñas y adolescentes que presentan un retraso general en su desarrollo, desórdenes en el movimiento ya sean congénitos o adquiridos o que tienen riesgo de padecerlos.

Un fisioterapeuta infantil puede ayudarte desde los primeros días de vida de tu bebé en el caso de que haya existido algún problema en el parto o tengas dificultades con la lactancia materna, por ejemplo. Sin embargo, de forma preventiva sería recomendable que cualquier niño o niña en su segunda o tercera semana de vida sea valorado por un profesional para examinar su estado general y descartar afectaciones como la tortícolis congénita o la tensión dural, entre otras.

 

¿Qué se valora en una sesión de fisioterapia pediátrica?

Al llegar a nuestra consulta deberás facilitarnos algunos datos sobre tu embarazo, tu parto y el desarrollo motor inicial de tu pequeño o pequeña. Es importante que nuestra fisio conozca las semanas de gestación de tu bebé, si el nacimiento fue natural o por cesárea, si fue necesario utilizar instrumentación como los fórceps o las ventosas, cuánto duró el parto o si se hizo piel con piel o no entre otras cuestiones. Además, te preguntaremos sobre el tipo de lactancia que estáis llevando a cabo, el estado general del bebé; si está irritado o por el contrario es tranquilo, si llora mucho, si la calidad de su sueño es buena, si tiene algún problema digestivo como alergias o intolerancias o si toma algún tipo de medicación. Estos datos, junto con el peso, la talla y el perímetro craneal del bebé, le ayudarán a la fisio a hacerse una primera idea de la situación y las posibles afectaciones que pueda tener tu hijo o hija.

Tras esta primera entrevista, comenzará la valoración inicial propiamente dicha. Nuestra profesional empezará observando el movimiento espontáneo de tu pequeño o pequeña. Para ello se servirá de escalas objetivas como la AIMS (Escala Motora Infantil de Alberta) que examina el neurodesarrollo en bebés menores de 18 meses tanto pretérmino como a término, o el test de Denver II; una prueba psicotécnica que permite evaluar de un modo sencillo pero eficaz el estado de desarrollo físico, intelectual y psicomotor de un niño durante sus primeras etapas de crecimiento. Es una escala válida hasta aproximadamente los seis años.

El siguiente paso será valorar las reacciones posturales de tu bebé. Éstas son posturas y movimientos provocados por determinados cambios de posición del cuerpo que evolucionan en función del nivel de desarrollo alcanzado. Algunas de ellas son la de tracción, la de Landau, la de suspensión horizontal de Collis o la de suspensión axilar entre otras.

Nuestra fisioterapeuta pediátrica continuará la valoración observando la presencia o ausencia de los reflejos primitivos como el reflejo de moro, el de galant, el de babinsky, el palmar y plantar, el reflejo de succión y muchos otros más necesarios para conocer la integridad de las vías nerviosas. Muy importante también será la valoración estructural del pequeño o pequeña. Observaremos su tórax y su abdomen, la columna del bebé, si existen o no deformidades craneales y el estado de su cadera y sus pies. Y por supuesto, igual de importante, será la observación funcional de tu hijo o hija. Si fija y sigue con la mirada, si tiene preferencias de lado o asimetrías, cómo respira, cómo se desenvuelve en las distintas posturas corporales, como se comunica, etc.

Gracias a todas estas cuestiones, nuestra fisio hará una valoración global del bebé y podrá establecer unos objetivos a conseguir con el tratamiento en el caso de que sea necesario o simplemente descartará la existencia de afectaciones dando el alta desde la primera consulta.

 

¿A quién puede ayudar la fisioterapia pediátrica?

Además de su carácter preventivo la población infantil que se puede beneficiar de esta disciplina es muy amplia. Está destinada a todos aquellos menores de edad que presenten alteraciones en el desarrollo motor o postural debido a enfermedades o afectaciones de origen:

  • Bebés a término sin problemas.
  • Bebés prematuros
  • Neurológico: Parálisis Cerebral, Traumatismos Craneoencefálicos, Espina Bífida,
  • Neuromuscular: Atrofia Muscular Espinal, Distrofia Muscular de Duchenne …
  • Músculo – esquelética: acondroplasia, enfermedad de Perthes, Luxación Congénita de caderas, Torticolis Congénita, Plagiocefalia, alineación de las extremidades inferiores…
  • Respiratorio: Bronquiolitis, Fibrosis Quística, Asma…
  • Genético: Síndrome de Down, Síndrome de Rett, Síndrome de Wolf, enfermedades raras así como enfermedades genéticas, metabólicas que impliquen problemas de desarrollo
  • Otros

 

El trabajo conjunto y la importancia del papel de la familia

Los padres desempeñan un papel fundamental. Especialmente durante los primeros años de vida son los encargados principales del cuidado y desarrollo de los pequeños. Y por eso desde la fisioterapia pediátrica se potencia que la familia tenga ese papel protagonista en el manejo del niño con intervenciones centradas en la familia.

Nuestras fisios explicarán durante las sesiones todo lo que estén haciendo para que los papás y las mamás lo entiendan y otorgarán pautas de acompañamiento para que desde casa se continúe con una estimulación correcta y se logre un desarrollo integral de calidad de los pequeños.

Es imprescindible una buena comunicación con el niño y sus familiares para comprender lo mejor posible la situación y ajustar la intervención pediátrica. El juego siempre será la herramienta principal de nuestras fisios y se tendrán muy en cuenta los intereses y preferencias del niño para que así los tratamientos sean más motivadores.ç

 

Siempre en manos de profesionales

Ni cabe reseñar la importancia de que las manos que vayan a tratar a tu hijo o hija deban ser las de un o una profesional. La fisioterapia pediátrica tiene un impacto positivo enorme, vital incluso, en muchos casos siempre y cuando se ejerza de manera correcta.

Los pacientes de este tipo de tratamiento son sensibles a todo lo que se les haga ya que estamos hablando de bebés y niños. Y por ello es de suma importancia, antes de poner a tu pequeño o pequeña en manos de un fisio pediátrico, cerciorarte de que se trata de un profesional cualificado para ello.



¡Únete a nuestra comunidad!

¡Únete a nuestra comunidad!

Y recibe por email las últimas novedades y actualizaciones sobre nuestro centro

¡Perfecto! Ya eres parte de Izaskun Montori